lunes, 26 de septiembre de 2016

"TESTIMONIO MISIONERO"


Hemos recibido noticias de dos de nuestras misioneras de Maria del carmen Larai y de Rosa Angélica.

Maria del Carmen Larai natural de Guía de Isora, se encuentra en este momento en Sanga Mamba, Kinshasa y nos cuenta que esa zona tiene 41.000 habitantes, la mayoría de las chicas son muy vulnerables porque vulnerables son las familias. La miseria de la familia repercute, en todos los sentidos, incluso en aquellos que tienen padre y madre. Los padres luchan porque sobrevivan y no saben cómo responder a las exigencia de una educación para sus hijos.  Muchos están sin trabajo, otros reciben una miseria como paga.
Las mujeres, por otro lado, ejercen pequeñas actividades en el mercado, en el borde de las calles vendiendo pan, verduras, hierbas medicinales, frutas etc. aunque no alcanzan una suma importante porque son muchos los que venden los mismos productos.

Otros se van a la ciudad para transportas sacos o te piden poder llevar la compra para poder así ganar algo. Muchos son los que dan vueltas y vueltas para buscarse la vida, pero no todos regresan a su casa con algo para la familia. Esta situación de desesperanza no los deja indiferentes ante la droga, el alcohol etc.

Toda esta situación favorece que tantos niños/as y jóvenes, vivan en la calle, incluso muchos de ellos animados por sus propias familias... "Id si no queréis morir de hambre".
Muchos son los que no van a la escuela elemental, ya que hay que pagar 5$ y no los tienen.

En esta zona de plena periferia, no hay nada para que los jóvenes pasen el tiempo, así que abrimos nuestra casa y los sábados y los domingos los chicos vienen a jugar al fútbol, pues tenemos dos terrenos bastantes grandes, donde pueden encontrarse.
Además, la parroquia también ponen algunos locales a disposición. Desde ella, se continúa anunciando la Buena noticia con entusiasmo. El número de niños y jóvenes que reciben los sacramentos es considerable, al igual que muchos de los jóvenes que se casan quien poner a Jesús en el centro de su amor.
Las comunidades Eclesiales de Base (CEB) siguen vivas y se encuentran cada semana para compartir la Palabra de Dios y comprometerse hacia los más necesitados.
(Maria del Carmen Larai)


Por otro lado contamos también con el testimonio de Rosa Angélica, salesiana y se encuentra en la República Dominicana. Y dice:

"Me da mucha alegría tener noticias de la tierra que me vio nacer. Las revistas me introducen en ese mundo diocesano que me ha ce disfrutar mucho.  Es muy consolador saber que no estamos solos en el trabajo misionero, sino que detrás hay un río de gente orando y trabajando con el mismo fin. Muchas gracias. Yo siempre digo que la oración y el sacrificio de los que están en retaguardia, es el agua y abono de la misión, es lo que la sostiene viva, entusiasmada, lo que le da eficacia a lo poco que hacemos. Dios es el que pone el incremento, normalmente se vale de instrumentos pobres, débiles…es su estilo desde que vino a este mundo; por tanto hay que rezar mucho para que esos instrumentos no se cansen, sean dóciles, nos dejemos llevar hacia y como el Espíritu quiere."
(Rosa Angélica)

martes, 20 de septiembre de 2016

"EN SALIDA MISIONERA"


Este mes de septiembre, con el comienzo de curso la Delegación de Misiones ha estado presente en varias actividades.
Por un lado, el primer fin de semana, los miembros de la delegación tuvieron una convivencia de inicio. En ella compartimos nuestra inquietud por la animación misionera. Reflexionamos algunos temas como la importancia de la  formación, así como la identidad cristiana: quién es un fiel cristiano y formas de existencia cristiana. Además compartimos con las comunidades de Fasnia, La Zarza y Las Eras, animándolos a ser discípulos-misioneros.

Por otro lado, este pasado fin de semana participamos algunos miembros de la delegación en el curso Juan, enmarcado dentro del segundo año de la implantación del Plan Diocesano de Pastoral de nuestra Diócesis de Tenerife, la cual, trabaja este año "el discipulado" bajo el lema: "Involucrar(se)".

Este curso, con una metodología activa y una potente simbología, con momentos de reflexión, oración y experiencias conjuntas, se pretende avanzar en el objetivo diocesano de "involucrar(se)" y mejorar nuestra condición de discípulo de los que participamos activamente de la vida de la Iglesia, ya que, del buen discípulo, nace el buen misionero.


Finalizamos el fin de semana con la apertura del curso pastoral a nivel Diocesano para la Isla de Tenerife. La cita tuvo lugar en La Laguna.

Sin duda, se trató de una intensa jornada que sirvió para despertar el ánimo en esta nueva andadura en la que todos estamos llamados a involucrarnos y a involucrar a otros en el seguimiento de Jesucristo y en la misión de la Iglesia.