jueves, 11 de noviembre de 2010

INFANCIA MISIONERA

"LA MISIÓN EN NUESTRAS VIDAS"

Dios nos atrae con lazos de amor y cariño porque se conmueven sus entrañas...
La propia experiencia dolorosa del profeta le ayuda a descubrir y hacer visible el rostro materno de Dios. (Oseas 14,1-11)
Pidamos al Señor, ser capaces de ver y descubrir el rostro materno de Dios con cuantos nos rodean.

No hay comentarios :

Publicar un comentario