jueves, 10 de septiembre de 2015

DIEZ CLAVES PARA LA MISIÓN AD GENTES DE LA VIDA CONSAGRADA

1. Quien sigue a Cristo se convierte necesariamente en misionero, y percibe a Jesús vivo con él en medio dela tarea misionera.
2. Jesús crucificado nos quiere tomar como instrumento para llegar cada vez más cerca de su pueblo amado y de todos aquellos que lo buscan con corazón sincero.
3. En el mandato de Jesús "Id" están presentes los escenarios y los desafíos siempre nuevos de la misión evangelizadora de la Iglesia.
4. Se pide a los consagrados que escuchen la voz del Espíritu, que los llama a ir a las grandes periferias de la misión, entre las personas a las que no han llegado todavía el Evangelio.
5. Es urgente volver a proponer el ideal de la misión en su centro: Jesucristo, y en su exigencia: la donación total de sí mismo a la proclamación del Evangelio. No puede haber ninguna concesión sobre esto.
6. La misión, ante el reto de respetar las raíces y valores de todos los pueblos, los acompaña en la inteligencia del misterio de Dios y en la acogida del Evangelio de Jesús, que es luz para las culturas y fuerza transformadoras de la mismas.
7.Quienes abrazan la vida consagrada misionera escogen seguir a Cristo para convertirse en hermanos y hermanas de los últimos, llevándoles el testimonio dela alegría del Evangelio y la expresión de la caridad de Dios.
8. Las personas consagradas están llamadas a promover y acoger la presencia de los fieles laicos en su deseo de vivir la vocación misionera inherente al bautismo.
9. La Obra misionera del Sucesor de Pedro necesita de los múltiples carismas de la vida consagrada, para abordar el vasto horizonte de la evangelización.
10. Jesús ha puesto el amor y la unidad de los discípulos como condición para que el mundo crea.

No hay comentarios :

Publicar un comentario