jueves, 3 de diciembre de 2015

EN SALIDA MISIONERA


Una Iglesia misionera no puede dejar de "salir", no tiene miedo de encontrar, de descubrir las novedades de hablar de la Alegría del Evangelio.

Debemos "salir" hacia los demás, que no implica correr... más bien tener el paso para mirar a los ojos y escuchar.

Por tanto, estamos llamados a primerear, a vivir con deseo inagotable de brindar misericordia, fruto de haber experimentado la infinita misericordia del Padre.

Que San Francisco Javier, patrono de las misiones nos ayude a vivir como Iglesia en Salida Misionera.

No hay comentarios :

Publicar un comentario