martes, 22 de septiembre de 2015

DOMUND 2015

El próximo 18 de octubre celebramos el Domingo Mundial de las Misiones, en comunión con toda la Iglesia, para vivir la dimensión universal de la fe y el compromiso de la caridad con los más pobres. 
Invitamos a todas las comunidades parroquiales, colegios, movimientos católicos, etc. a participar en las actividades de información, formación y cooperación misionera organizadas con motivo del DOMUND. Para entre todos promover una corriente fraterna y solidaria con las necesidades de las misiones y de los misioneros.

Para esta Jornada del DOMUND y como antesala al Jubileo Extraordinario de la Misericordia, se ha escogido el lema "Misioneros de la misericordia".

  • MISIONEROS... Son aquellos que entregan su vida al Señor, sirviendo a los hombres y anunciándoles la alegría del perdón. Por medio de ellos, la misericordia de Dios alcanza la mente y el corazón de cada persona.
  • DE LA MISERICORDIA. "Es la vía que une Dios y el hombre, porque abre el corazón a la esperanza de ser amados para siempre no obstante el límite de nuestro pecado. Siempre tenemos necesidad de contemplar el misterio de la misericordia, es fuente de alegría, de serenidad y de paz." Los misioneros acompañan con amor y paciencia el crecimiento integral de las personas, compartiendo su día a día.
El cartel de este año refleja este acompañamiento misericordioso que hacen los misioneros alrededor de todo el mundo. La misionera del cartel es Antonia Valverde, de las Hermanas del Amor de Dios, ella misma nos explica: 

"Aida, al fallecer su marido, ha pasado un tiempo sola, desconsolada, dejada por completo y casi ciega. A las Hermanas nos considera su familia. Nosotras estuvimos presentes ya antes, pues, al ser un matrimonio mayor, los visitábamos, les dábamos la comunión y hacíamos por ellos lo que está a nuestro alcance. Aida no olvida la lucha que mantuvimos con ella para ayudarles. Le aconsejamos que metiera en la casa a una familia que la cuidara. El cambio que ha dado es radical. El señor hace maravillas con sus pobres. Nosotras seguimos visitándola y dando gracias a Dios por ella. Hace un mes la han operado de un ojo, y está feliz de poder ver."

Las obras de misericordia son el revulsivo para despertar nuestra conciencia, tan aletargada ante el drama de la pobreza, y entrar aún más en el corazón del Evangelio, donde los pobres son los privilegiados de la misericordia divina. Todo queda plasmado en el abrazo entre la misionera y la anciana. La expresión de sus rostros es reflejo de un amor misericordioso, comprometido, recíproco y profundo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario