martes, 6 de octubre de 2015

"DICHOSOS LOS MISERICORDIOSOS, PORQUE ELLOS ALCANZARÁN MISERICORDIA"

El amor misericordioso de Dios se alcanza cuando nos transformamos, también nosotros, en misericordiosos por nuestro amor hacia el prójimo. Este "ser misericordioso" ha de convertirse en:
  • Un estilo de vida
  • Una característica esencial de nuestra vocación cristiana.
  • Un descubrimiento constante de la misericordia de Dios.
  • Un acercamiento a Cristo, rostro de la misericordia de Dios.
Cristo crucificado es el modelo, la inspiración y el impulso más grande para ser misericordiosos. Cada cristiano puede manifestar misericordia a los demás, sabiendo que Cristo recibe esa misericordia como dirigidas a él.
Seamos misioneros de la misericordia.

No hay comentarios :

Publicar un comentario