viernes, 21 de octubre de 2016

TESTIMONIO DE UNA MISIONERA

Luisi González, Misionera de Cristo Jesús, nacida en La Laguna, Tenerife, ha estado en Japón durante varios años, ahora se encuntra entre nosotros y le hemos preguntado sobre el significado del Domund para ella como misionera.

¿Qué es para tí el DOMUND? 

"Si el Sol es para todos, ¿por qué la Tierra no?" El DOMUND es una oportunidad de dar respuesta a esta frase desde nuestro ser cristiano. Es un tiempo que nos hace ver y sentir que la realidad injusta que viven muchos hermanos en el mundo, es nuestra propia realidad. El tomar consciencia de ello nos lleva a orar y a actuar. La mejor enseñanza del DOMUND es saber que lo más importante no es "dar", sino "darse".

¿Cómo vives el DOMUND no estando en tierra de misión?

Curiosamente es aquí donde más vivo el DOMUND. En un país no cristiano como es Japón ese día pasa desapercibido en la Iglesia Católica. Me imagino que en otros países "de misión" ocurrirá algo parecido. A veces me he preguntado el por qué, y, una vez de vuelta a la realidad de Europa, me doy cuenta de que aún vivimos el DOMUND de forma un tanto piramidal. Tal vez sea esa la razón, casi inconsciente, de que en los países "de misión" los misioneros no hayamos promovido este día como su sentido merece.

En los dos años que llevo de nuevo, en nuestra Diócesis Nivariense, el DOMUND ha sido para mi una llamada de Dios a compartir la vivencia misionera. He percibido siempre mucha receptividad por parte de quienes la han escuchado, y a la vez me he dado cuenta de lo necesario que es dar testimonio directo de la Obra que Dios hace en otras partes del mundo.

El compartir de los misioneros en este día hace que el significado de "Iglesia Católica" cobre más su sentido de "Iglesia Universal".

¿Qué significa para ti, como misionera, "Sal de tu tierra"?

"Sal de tu tierra" significa decir "Si", incondicionalmente, a la llamada de Dios a ir a donde Él indique.

"Sal de tu tierra" se refiere a la conversión personal al plan de Dios en tu vida. En mi caso, unido a esto vino posteriormente la salida física de la propia tierra natal. El amor de Dios no tiene fronteras, y es Él mismo quien empuja a los que Él quiere a darlo a conocer en lugares hambrientos de Su Mensaje.

"Sal de tu tierra" es una invitación a vivir en el ámbito de Dios siempre.

Una oración por los misioneros/as

Señor Jesús,
tú que has bendecido a tu Iglesia
con personas que han dejado lo seguro y conocido,
y han salido hacia lo inseguro y desconocido,
fortaléceles y afiánzales en Ti
para que, impulsadas por la acción del Espíritu,
realicen con total disponibilidad y entrega 
tu llamada a anunciar el Evangelio,
compartiendo su vida con otros grupos humanos,
y descubriendo en sus culturas
las semillas del Reino.

No hay comentarios :

Publicar un comentario